miércoles, 5 de marzo de 2014

En el Adiós de Carles Puyol

"un partido del Barcelona en la que un lateral melenudo había cuajado un gran partido"
La primera imagen que tengo de Carles Puyol es una conversación en el INEF de Madrid, sobre un partido del Barcelona en la que un lateral melenudo había cuajado un gran partido. Recuerdo que alguien me dijo que iba a ser cedido meses antes, al Málaga si la memoria no me falla. En unos tiempos en los que el Barcelona tenía a Hesp como portero, su entrenador tenía un guiñol, una pléyade de holandeses y un chaval llamado Xavi ocupaba los focos, Puyol era simplemente uno más.
Hay que recordar esa época, donde el Madrid ganaba Champions y el Barcelona se contentaba con ganar alguna Liga o incluso, un tiempo después, meterse en Europa gracias a goles de chilena en los últimos minutos.
"Puyol empezaba a hacer historia"
Pasó Van Gaal (por dos veces) y varios entrenadores más, pasaron presidentes y forofos metidos a presidentes, pero parecía que la idea de tener canteranos en el Primer Equipo se había consolidado, aún a costa de quemar etapas. Tan convulso estaba todo que Frank Rijkaard no fue destituido tras una primera vuelta infame, se jugaban partidos a las doce de la noche para que las estrellas pudieran disputarlos y parecía que el Real Madrid seguía siendo inalcanzable.
En todo ese tiempo, Carles Puyol seguía jugando y haciéndolo todo lo bien que podía. Una vez el equipo despegó a lomos de Deco, Ronaldinho y Eto´o, Puyol empezaba a hacer historia. Puyol debutó en 1999 y ganó su primer título en 2005. Hay que tener eso en cuenta a la hora de hablar del gran capitán culé, sabedor de todo lo que cuesta ganar.
"fue pieza clave en el entramado de Pep Guardiola"
Puyol fue protagonista, a veces principal, a veces solo mero espectador, del auge y caída del equipo diseñado por Rijkaard, y fue pieza clave en el entramado de Pep Guardiola. El que soportaba el armazón del equipo, quien complementaba a un inexperto Piqué, el que cubría las espaldas de un espigado mediocentro que debutaba en Primera División como Busquets.
Las analogías con Xavi son muchas. Ambos siempre jugaron igual, a ambos se les criticó (y se les criticará) según sople el viento. No engañaron a nadie (busquen partidos del Barcelona pre-Rijkaard y verán cómo Xavi sigue moviendo el balón como hace en 2014) y eso fue muchas veces pasto para la crítica.
"su vuelo en la semifinal del Mundial frente a Alemania es inolvidable"
En la Selección tuvo que aguantar, debido a su origen catalán, ciertos comentarios sin mucho sentido. Una vez formado el mejor equipo español de la historia, nadie volvió a reparar en críticas. Comandó a la defensa, se erigió en el corazón de España y su vuelo en la semifinal del Mundial frente a Alemania es inolvidable.Igual que el testarazo en el Bernabéu en el 2-6, o sus cortes providenciales ante los delanteros frente al Madrid de Pellegrini al año siguiente.
Pero además, Puyol, a su modo, ha trascendido los ámbitos deportivos. Parco en palabras, no muy dado a los homenajes públicos, supo (como ha sabido en estos últimos tiempos) echarse a un lado cuando su estado físico no le permitía jugar la Eurocopa de 2012. Igual que cedió el protagonismo a Abidal al levantar éste la Cuarta Copa de Europa. Como hizo Tito Vilanova con el título de Liga (Y con el propio Abidal) tiempo después.
"Pocos tienen el respeto de las aficiones rivales como Carles Puyol"
Cuando su amigo Miki Roqué necesitaba tratamiento, Puyol no dudó en ayudarlo. Sin focos, sin cámaras, con el mismo espíritu que afrontaba cada lesión, cada traspié, con coraje, valentía y orgullo.
Pocos tienen el respeto de las aficiones rivales como Carles Puyol, capaz de abroncar a Dani Alves y Thiago por un baile, quitar a Piqué un mechero de la mano para seguir jugando o ponerse grapas sin una muesca de dolor. Puyol es el paradigma de los sportsmen que crearon estos Deportes.
Ahora Puyol deja el Barcelona, con muchos títulos, Mundial, Eurocopa y el respeto de todos. Se va una leyenda blaugrana, alguien que llegó a la élite con una determinación y compromiso insospechadas en un conjunto donde el trato del balón es sinónimo de éxito. Conviene no olvidar lo necesarios que son tipos como Carles Puyol en una plantilla, en un vestuario, en un club.
Conviene al Barcelona no olvidar quien es Carles Puyol.
"Se va una leyenda blaugrana"

No hay comentarios:

Publicar un comentario